Por los valles de Ambroz, el Jerte y la Vera transcurren ríos que a lo largo de siglos han horadado la tierra formando espectaculares gargantas y saltos.